Los datos nunca mienten, mi conferencia en Madrid para la Cumbre Mundial de Comunicación Política vía @cumbrecp

Artículo basado en la charla “Los datos nunca mienten”, a realizarse el 20 de febrero del 2019, en la Cumbre Mundial de Comunicación Política, en la ciudad de Madrid.

“Esta historia sabemos cómo empezó, pero no cómo terminará”.

Una de las piezas claves en la historia de Cambridge Analytica es Alexander Kogan el psicólogo de la universidad de Cambridge que desarrolló thisisyourdigitallife.

Este test, permitía descubrir la personalidad de quiénes accedían a él, a través de la red social Facebook.

Unas 265.000 personas accedieron al test, lo que, sumando las redes de amigos de cada uno de estos usuarios, permitió a Cambridge Analytica acceder a “unos 85 millones de perfiles de Facebook en dos o tres meses”.

A través de las respuestas obtenidas en thisisyourdigitallife, se pudo conocer información tan atomizada, que los psicólogos podían conocer a qué tipo de mensaje iba a ser susceptible cada usuario en la campaña electoral del 2016 en Estados Unidos.

El estudio de datos permitió generar miles de mensajes personalizados, durante la campaña de Donald Trump, apuntando publicidad a los electores en función de sus perfiles en Facebook.

Se elaboraron mensajes idóneos para cada perfil de usuario, con el contenido adecuado a su forma de pensar, tratando los temas de su interés en el tono de su agrado. Esto con el fin de generar la aceptación de su mensaje electoral.

¡Alucinante!

Si uno ve la película Brexit “Uncivil War”, rápidamente se dará cuenta de la importancia que tuvieron los datos en el referendo dónde los británicos decidieron salir de la Unión Europea.

Las imágenes, el lenguaje o el elegir un slogan se analizaron con detalle a través de herramientas utilizadas por la empresa canadiense Aggregate IQ.

Dicha empresa utilizó lo que denomina, “enfoque selectivo conductual”, durante el periodo del referendo del Brexit, para descubrir dónde estaban los votantes a los que se debía captar y qué mensajes podían convencerles.

La campaña que desarrolló Agreggate IQ en Reino Unido pulsó los botones del miedo, pero era lo que la gente quería escuchar, según lo que descubrieron los algoritmos.

Los datos de su software llevaron el mensaje de la campaña “LEAVE” al votante individual.

Las campañas tradicionales han muerto.

Las campañas tradicionales no saben cómo llegar eficazmente a su público. La publicidad general ha muerto. La gente huye en masa de la publicidad masiva.

La propaganda y la manipulación no son novedad, desde luego. Antes actuaban mediante bombardeos masivos de información: hoy, son cada vez más, munición de alta precisión dirigida a objetivos específicos.

Aggregate IQ y Cambridge Analytica nos demuestran que el votante es más vulnerable a la manipulación que nunca.

El siguiente paso

En Estados Unidos durante los próximos 20 años, las máquinas harán el 47% de los trabajos.

Los trabajos de capital humano están en riesgo de ser reemplazados.

Ejemplo de ello es que existe un 99% de posibilidades de que los robots reemplacen a los humanos que hacen “telemarketing” a través del denominado “robotcall”.

El 92% de los trabajos de venta serán automatizados.

98% de los árbitros serán reemplazados.

Esto puede leerse con temor o con sentido de oportunidad. Tenemos en nuestras manos la capacidad de ser más creativos, más innovadores y de ver una oportunidad en todo esto.

Los algoritmos aprenden de nuestro comportamiento, de nuestra psicología, de nuestro estado emocional. Nos conocen mejor que nosotros mismos y existe un riesgo en ello.

Los algoritmos saben lo que la gente se pregunta, a dónde vamos, con quién vamos.

Saben quiénes son nuestros votantes y qué quieren oír.

Nosotros, a través de cada actividad digital, les decimos a las empresas de datos quiénes somos y qué queremos exactamente.

A diferencia de los anuncios tradicionales los cuales se configuran desde un principio y deben optimizarse a diario, los anuncios que realizan empresas como IQM cambian en función del segmento al que van dirigidos y se van adaptando en tiempo real.

Es lo nuevo contra lo viejo.

No es derecha vs izquierda. Es la nueva política.

¿Hacia dónde va la comunicación política digital?

El siguiente paso es el uso de la inteligencia artificial como estándar en las campañas.

Ya sea a través de la recolección de datos que hacen empresas como la firma norteamericana IQM, o a través de los robots conversacionales.

Se automatizará la atención del elector a través de todas las plataformas digitales: Facebook, Twitter, Linkedin, Whatsapp, Instagram.

Las encuestas robóticas serán cada vez más precisas.

La atención al cliente, inclusive la telefónica, se automatizará.

Se crearán sitios web con servicios de información los cuales en tiempo real se irán reconfigurando.

Es decir, cualquier actividad que implique interacción, será igualada por la IA y el procesamiento del lenguaje natural.

Sabemos cómo empieza esta historia pero no sabemos cómo terminará.

Andrés Elías

  • Descarga el eBook completo aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga el eBook completo aquí

  • Descarga el eBook completo aquí

  • Descarga el eBook completo aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • CONTÁCTAME