LECCIÓN 3: ERIC TUCKER

Esta historia comienza cuando Eric Tucker, vio informes sobre las protestas contra Trump en la ciudad de Austin y decidió publicar imágenes que había tomado de autobuses en el centro de la misma ciudad de tal forma que conecto los hechos. Entonces, publicó tres imágenes con el comentario: “Los manifestantes anti-Trump en Austin hoy no son tan orgánicos como parecen. Aquí están los autobuses en los que vinieron. #fakeprotests #trump2016 #austin”.

Tucker asegura que antes de publicar su tuit había realizado una búsqueda en Google para ver si se celebraban conferencias en la zona pero no encontró información al respecto, aunque, según se descubrió más tarde, los autobuses habían sido contratados por la empresa Tableau Software para una conferencia.

“En el fondo de su mente”, el usuario pensó que podría haber otras explicaciones, “pero simplemente no parecía verosímil”, confesó Tucker en una entrevista donde señaló también que publicó el tuit a título personal como ciudadano con un pequeño número de seguidores en Twitter.

El tuit se hace viral

Sin embargo, unas horas más tarde, el tuit de Tucker fue enviado a Reddit, donde generó rápidamente más de 300 comentarios de los usuarios, algunos de los cuales vieron la mano del multimillonario George Soros en las protestas.

De ahí la información se expandió al foro conservador Free Republic y a comunidades en Facebook. Más de 300.000 personas publicaron el enlace a la información de Tucker, mientras que su mensaje original fue retuiteado unas 15.000 veces en 36 horas.

La empresa de autobuses desmiente la información

El 10 de noviembre, al enterarse del rumor, Sean Hughes, director de asuntos corporativos de la empresa de autobuses Coach USA North America, declaró al canal local Fox 7 que “en ningún momento los autobuses de Coach USA participaron en las protestas de Austin”, donde estaban por motivo de una conferencia. Pero eso no fue suficiente para amainar el furor en la Red.

Mientras tanto, el tuit original de Tucker seguía ganando popularidad, a pesar de que su autor ya había admitido en respuesta a unos comentarios que no tenía pruebas de la información que había difundido.

El blog conservador Gateway Pundit también se hizo eco de la historia usando las imágenes de Tucker y mencionando el “dinero de Soros”.

La publicación fue compartida en Facebook más de 44.000 veces, y se convirtió en un tema prominente en toda la blogosfera conservadora. Finamente, Donald Trump publicó el tuit donde denunciaba que era “muy injusto” que unos supuestos “manifestantes profesionales” estuvieran protestando tras su victoria en las elecciones.

El 11 de noviembre, Tableau Software emitió un comunicado confirmando que los autobuses estaban en Austin con motivo de una conferencia de la compañía. Tucker también admitió en su blog que estaba equivocado y reveló que no es partidario de Trump ni de Clinton, sino que votó por Gary Johnson.

No obstante, más tarde Tucker tuvo que eliminar el tuit original y escribir otra entrada sobre el incidente, debido a que su mensaje inicial continuaba propagándose. Sin embargo, las rectificaciones no se volvieron tan virales como la información falsa, obteniendo la publicación más popular tan solo 44 retuits.

El extraño caso de Seth Rich

En la madrugada del domingo 10 de julio de 2016, Seth Rich, un joven de 27 años que trabajaba en campañas digitales del Comité Nacional Demócrata, estaba regresando a su casa tras una larga noche en “Lou’s City”, su bar deportivo preferido en la ciudad de Washington. No tenía prisa, y llevaba más de dos horas hablando por teléfono con su novia. A las 4.19 le dijo a su novia que iba a cortar la comunicación porque ya casi llegaba a su portal.

Segundos después, se oyeron unos disparos. Un minuto más tarde, la policía encontró a Rich en el suelo con dos heridas de bala en la espalda, agonizando a una calle de su hogar. Murió horas más tarde en el hospital.

Ése fue el trágico final de la vida de un hombre popular, con cabello rubio anaranjado, al que le gustaba llevar camisetas con la bandera estadounidense el 4 de julio. Pero fue el comienzo de una vida después de la muerte aún más trágica: la despiadada  explotación de su muerte por motivos políticos a cargo de Fox News y Breitbart,

Unos meses después se supo que la teoría conspirativa que los conservadores ataron al cuello del cuerpo sin vida de Rich –que dice que él fue la fuente de los correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata filtrados por WikiLeaks en medio de la carrera presidencial del 2016, en vez de Rusia, como insiste la inteligencia estadounidense– fue impulsada desde la plana mayor del gobierno.

Ha salido a la luz que el ex secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, y supuestamente el propio Donald Trump, fueron informados anticipadamente sobre la historia sensacionalista de Fox News que culpaba a Rich por la filtración de los correos y daba a entender que el asesinato había sido una venganza proveniente del entorno de Hillary Clinton.

El único problema con la historia de Fox es que es mentira.

La espectacular revelación de que Fox News estableció contacto con la Casa Blanca antes de publicar una historia falsa y maliciosa, culpando a un joven por la filtración de correos electrónicos del Comité Nacional Demócrata es un posible problema para ambas partes. Para Fox News, esto revive la acusación que se le hizo durante años al dueño de la cadena, Rupert Murdoch, de que no le importa sacrificar la ética periodística en función de sus intereses políticos o corporativos. También ha revivido recuerdos de cuando News of the World, el periódico sensacionalista británico de Murdoch, intervino el teléfono de la niña desaparecida Milly Dowler, un escándalo que desencadenó el cierre del periódico.

Para Trump, la revelación amenaza con destruir uno de los pilares de su presidencia: su lucha contra las “noticias falsas” de los medios de comunicación hegemónicos. Aquí está el presidente, acusado de permitir que Fox News publique una historia falsa para poder desviar la atención pública de sus propios trapicheos con Rusia.

Douglas Wigdor, el abogado de Nueva York que está detrás de la denuncia que sacó a la luz las revelaciones de esta semana, señala que las pruebas involucran a Ed Butowsky, un colaborador de Fox News y donante millonario al partido republicano de Texas. Butowsky se había propuesto investigar él mismo la muerte de Rich, y gran parte de la demanda se basa en sus mensajes de texto y grabaciones de audio de sus contactos con la Casa Blanca.

Revisa las anteriores lecciones aquí: http://andreselias.com/blog/

  • meneses gomez

    me parece un buen ejmeplo, no conocida esa historia en redes.

    • Andrés Elías

      Gracias por participar activamente

  • Descarga el eBook completo aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga el eBook completo aquí

  • Descarga el eBook completo aquí

  • Descarga el eBook completo aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • Descarga la plantilla completa aquí

  • CONTÁCTAME